Ángeles García Rives, la primera bibliotecaria en España

Angelagarcia

Ángeles García Rives (foto extraída de la BNE)

Este viernes, como cada 8 de marzo, se ha celebrado el «Día Internacional de la Mujer«. Por ello se me ha ocurrido hacer este post sobre Ángeles García Rives, la primera bibliotecaria española.

Desde hace generaciones se han relacionado las distintas profesiones derivadas de la Biblioteconomía y Documentación a la mujer, pero, aunque ninguna profesión tiene género, bien es cierto que su papel en esta disciplina ha sido y es imprescindible. No obstante, he de afirmar que, por suerte, no he conocido la discriminación de género en nuestra profesión.

Y sin embargo, la hubo. Las mujeres entraron por primera vez en la Biblioteca Nacional (BNE) en 1837, y la primera bibliotecaria, Ángeles García Rives, accedió al Cuerpo de Archiveros, Bibliotecarios y Arqueólogos en 1913.

Poco se conoce sobre la historia de esta mujer. Ángeles García Rives nació en Madrid el 2 de junio de 1891. Cursó el Bachillerato en el Instituto General y Técnico del Cardenal Cisneros, estudió Magisterio en la Escuela Normal de Madrid y continuó en el Colegio Nacional de Sordomudos y Ciegos (información extraída del Portal de Archivos Españoles (PARES)).

El 9 de marzo de 1910, la Gaceta de Madrid publicó la Real Orden de 8 de marzo del Ministerio de Instrucción Pública y Bellas Artes, que permitía a las mujeres acceder a la Universidad. Gracias a esto pudo matricularse en la carrera de Filosofía y Letras de la Universidad Central. Ángela finalizó sus estudios en octubre de 1912, obteniendo el Premio extraordinario en la sección de Historia (información extraída del diario El Siglo futuro, Nº 2375, 1 de octubre de 1912).

El 4 de septiembre de 1910, la Gaceta de Madrid publicó la Real Orden de 2 de septiembre del Ministerio de Instrucción Pública y Bellas Artes, que dispone que la posesión de los diversos títulos académicos habilitará a la mujer para el ejercicio de cuantas profesiones tengan relación con este Ministerio. Este hecho le capacitó para inscribirse en las oposiciones al Cuerpo facultativo de Archiveros, Bibliotecarios y Arqueólogos, anunciado por la Real Orden de 9 de octubre del Ministerio de Instrucción Pública y Bellas Artes (Gaceta de Madrid, Nº 286, 12 de octubre de 1912).

En la Gaceta de Madrid de 13 de enero de 1913 aparece su nombre en el listado de personas inscritas, y en la Real Orden de 26 de julio vuelve a aparecer como la primera mujer que aprobó el examen para acceder al Cuerpo, convirtiéndose también en la primera bibliotecaria en España. De esta manera siguió los pasos profesionales de su padre, que fue bibliotecario en el Senado.

Su primer destino fue la Biblioteca del Instituto de Gijón (Instituto Jovellanos de Gijón), pero en mayo de 1914 fue trasladada al Archivo General Central de Alcalá de Henares, y en julio mediante concurso consiguió el traslado a la Biblioteca Nacional (Real Orden de 28 de julio del Ministerio de Instrucción Pública y Bellas Artes que resuelve el expediente de concurso para proveer por traslación las plazas vacantes en Madrid del Cuerpo facultativo de Archiveros, Bibliotecarios y Arqueólogos (Gaceta de Madrid, Nº 212, 31 de julio de 1914)). El periódico El Día de 29 de diciembre de 1916 le dedicó el artículo titulado «La bibliotecaria».

Durante sus primeros años de profesión encontró tiempo para doctorarse en 1917 con la tesis «Fernando VI y Doña Bárbara de Braganza (1748-1759): apuntes sobre su reinado«.

Ángeles García Rives trabajó durante cuarenta y seis años en la Biblioteca Nacional. El post «La Eva bibliotecaria: Ángela García Rives, primera bibliotecaria española (1913)«, escrito por Gema Hernández Carralón (Jefa de Servicio de Información Bibliográfica en BNE) revela que se custodian dos expedientes sobre ella: uno, en el Archivo de la Junta Facultativa de archivos, bibliotecas y museos (ARCHIVO-BN, Junta 234/11); y otro, en el Archivo de la Biblioteca Nacional de España (ARCHIVO-BN 2903/37). En ellos se encuentra la documentación sobre su incorporación en 1913 y sus ascensos hasta su jubilación el 2 de junio de 1961 (Resolución 31 de mayo de la Subsecretaría del Ministerio de Educación Nacional), destacando su nombramiento como Jefa de la Sección de Catalogación en 1942.

Una vez jubilada fue nombrada Jefe honorario de la Sección de Catalogación de la BNE (Orden de 2 de junio de 1961). Un año más tarde, recibió la Encomienda de la Orden de Alfonso X el Sabio (información extraída del Boletín de la Dirección General de Archivos y Bibliotecas, Nº 62, noviembre-diciembre de 1961), y en 1968, fue propuesta para la Medalla de Oro al Trabajo.

Ángeles García Rives escribió varios artículos en la Revista de Archivos, Bibliotecas y Museos, y tres monografías relacionadas con la profesión:

Esta bibliotecaria fue una pionera. No solo por ser la primera mujer que accedió al Cuerpo de Archiveros, Bibliotecarios y Arqueólogos, sino porque escribió libros y artículos sobre Biblioteconomía. Su trabajo fue olvidado hasta que en 2013 la Biblioteca Nacional la rememoró por su centenario. Ángela forma parte del ADN de la profesión y gracias a mujeres como ella seguimos trabajando para satisfacer las necesidades de información del usuario.

Esta entrada fue publicada en Historia. Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario